Follow by Email

6 sept. 2010

TERCER PRIMER DÍA

Mañana es el primer día de escuela para tanta gente. Niños que recién han cumplido los 3 años ni siquiera se pueden hacer una idea de lo que les espera tras esas puertas decoradas con papel de colores en forma de mariposas.


Perdón si hoy se extienden excesibamente mis divagaciones avituales, pero no puedo dormir, y debo escupir esto. Obviamente, solo puedo hacerlo aquí.


Recuerdo mi primer primer día. Llegué a la clase atemorizada. Todo el mundo chillaba y corría, y la profesora no parecía poner mucho énfasis en evitarlo. Yo realizaba las actividades como se me indicaba. Al igual que en "Saw", creía que si seguía las reglas saldría de allí. (un buen ejemplo dado a que mi escuela era una publica de un pueblo pequeño) Llamadme bicho raro si queréis, pero a mi nunca me apasionó la hora del patio. Recuerdo pasarmelo sentada en mi rincón mirando a los demás niños. Recuerdo intentar entender cómo se divertían haciendo lo que hacian. Pero no podía.


Había una señora que daba clases a discapacitados. No sé a que listo se le ocurrió la brillante idea de que me examinara. Practicamente me obligó a relacionarme con los demás. Bien, no con los demás. Con el peor. Con el matón chulito y gallito sobrado que todos emos conocido y emos tenido el "placer" de soportar día tras día, clase tras clase.


Ése niño no era normal. Era incluso más raro que yo. Recuerdo que tenía su propio horario. Un horario de chicas. Cada día de la semana era una niña, y me tocó el lunes.


Odiaba el lunes, lo odiaba con todas mis fuerzas. Si ya es odioso en circunstancias normales, en mi caso es aún peor. Mi madre incluso me puso el apodo cariñoso de "Garfield". (Quién conozca a ése famoso gato habrá entendido la ironía), pero la pobre mujer no podía ni imaginarse mis razones.


Los lunes, cuando salíamos al patio, el chulito me llevaba dentro de una especie de tubos que teníamos en un rincón. Tenían el tamaño justo para que cupiera un niño pequeño, y eran de piedra. Una vez dentro me tocaba y besaba. Sí, un niño de 3 años a otro. Puede no parecer horrible pero juro que lo era. De vez en cuando se iba, y me decía que o me estaba quieta ahí o me pegaba. Tenía motivos para creerle. 


Estubo haciendo eso durante 2 años más, hasta que pasamos a primero de primaria y cambiaron el recreo. Pero siempre le tube miedo.


6 años más tarde, y sin a penas darme cuenta, primaria había terminado, y todo quedaba atrás. Muchas otras experiencias no mucho más agradables que la que he contado me sucedieron en esa escuela, en ese puto plató de Saw, y es por eso por lo que mis padres decidieron llevarme a una escuela privada. Uniforme incluido.


Ése fue mi segundo primer día. Llegué a esa escuela y me sentí fuera de lugar. Todo el mundo parecía ser listo, ser como yo... no tenía ni idea de lo equivocada que estaba.


Daba miedo. Era como estar en la zona de muñecas de una gran tienda de juguetes. Todo barbies, diferentes modelos de barbies sonrientes mirandote con frialdad, por encima del hombro y sabiendo de sobras que son superiores.


Mi postura era de terror, de desesperación. Sabía que había saltado de la sartén para caer en las brasas, y ese tipo de víboras lo notaron. Usaban esa clase de insultos que no lo parecen, recuerdo concretamente una perla que me soltó la Barbie de las barbies, la peor de todas ; "Con tu color de piel te quedaría genial un vestido que tengo. Bueno, aunque deberías sacrificarte y comer menos durante un tiempo, que si no no veo como te lo pondremos, eeh! ;) "


Duras palabras, acompañadas de una falsa sonrisa y del coro de risitas de las demás. Y entre todas la que sería mi mejor amiga, callada y seria, mirandome como quien mira uno de ésos documentales en los que las leonas cazan la gacela, destrozandola sin piedad.


Fue ella quién habló conmigo, y una vez empezamos no pudimos parar. Veníamos de mundos distintos pero éramos iguales, mientras que ella deseaba ser como yo, yo deseaba ser como ella, y por eso nos respetábamos la una a la otra, aunque no lo hicieran los demás.


Y ahora, dos años después de mi segundo primer día, he conseguido irme de ése sitio. Ella lo entendió. Si hubiera podido irse hubiera hecho lo mismo que yo, pero su madre insistía en que acabara los estudios allí. Me ha deseado la mejor de las suertes, y nos emos prometido no olvidarnos nunca, y no olvidar que, durante dos años, eramos la razón de ser, la una de la otra.


Escribo esto porque mañana es mi tercer primer día, y estoy nerviosa como si fuera el primero de los primeros. Siempre me he llevado un chasco, pero ésta vez no tiene porqué, ya se sabe, a la tercera va la vencida, no?


Ni Saw, ni Barbies, ni tener que ser Garfield... solo un colegio normal, con amigas normales, puede que hasta un chico normal. Algo que no haga que toda mi vida parezca una puta película de Woody Allen.




http://www.youtube.com/watch?v=09kSn4-FMas&feature=fvst (Pink, Lonely Girl)

4 comentarios:

  1. tranquila ya verás como todo irá bien! ;)

    ResponderEliminar
  2. Algo q no entendí fue lo del niño de 3 años... :S

    Anyway, sé a lo q te refieres, yo no he sido el más hablador y amiguero de mi clase... No sé como será el estatus de los colegios, pero en mi aquí en mi país es primaria, secundaria y de alli el q puede va a la universidad... Pase mi primaria en un colegio y toda la secundaria en otro...

    Mi primaria no recuerdo muy bien, pero el ultimo año no fue tan bueno... y la secundaria era bueno excpeto el ultimo año... y cuando entre a la universidad estaba nervioso... pero me retire y volvi a entrar un año despues, para esto habia entrado a clases de ingles y mis amigos de alli me ayudaron a abrirme un poco más...y cuando volvi al nuevo salon el primer dia no hable con nadie, pero conforme el tiempo pasó conocí y me hice de buenos amigos (as)...!!!

    Tranquila nomas... para adelante... ;)
    Cuidate mucho y suerte...!!!
    -Un abrazo-
    Hasta pronto...!!!

    ResponderEliminar
  3. Muchisima suerte!! ya veras como todo sale rodado!!
    Un beso con sabor a limon:)

    ResponderEliminar
  4. me encantó, que lindo que te sientas identificada con mi blog, porque yo tambien siento lo mismo con el tuyo.( y yo tmb dibujo en mi agenda jaja). Se lo que se siente sentirse raro en el colegio. No se bien que edad tendras, pero creo que mas o menos la misma que yo. La tercera es la vencida, no sólo por una cuestión de suerte o destino, si no porque necesitamos a veces dos intentos y a la tercera, ya sabemos que hacer y que no, ya adquirimos seguridad sobre que hacer y que cosas aceptar porque no podemos cambiarlas y no dependen de nosotros. Muchas suerte :D y conta como te fue !

    ResponderEliminar